LA RESPONSABILIDAD CIVIL COMPROMETIDA A TRAVÉS DE LOS “VALET PARKING”

Publicado por: Dr. Jorge A. Subero Isa Fecha: 11/02/2014 15:02:00 p.m. Comentarios: 0


A las dificultades de vivir en las grandes ciudades se agrega como una consecuencia de la conglomeración la cantidad de vehículos de motor que transita por sus avenidas y calles, lo que se refleja en el momento en que usted desea o necesita estacionarse en un lugar determinado en procura de un bien o servicio. Por más esfuerzos que se haga en la búsqueda de una solución para disminuir la circulación vehicular, ya sea construyendo nuevos estacionamientos verticales y horizontales, la puesta en funcionamiento de vehículos de transporte colectivo, la circulación de vehículos con placas pares e impares, y otras medidas, lo cierto es que el tránsito es un problema común y complejo en nuestro día con gran densidad poblacional. Como una fórmula de resolver el problema de parqueo de sus clientes muchos establecimientos comerciales, principalmente los restaurantes, hoteles y centros comerciales, recurren cada día más al auxilio de empresas dedicadas a prestar el servicio de estacionamiento a través de los denominados “valet parking”. Esta prestación de servicio es susceptible de comprometer la responsabilidad civil de alguien cuando el vehículo entregado a ese personaje sufre daños mientras se encuentra en su poder o bajo su conducción. La pregunta obligada en estos casos es ¿quién debe asumir esa responsabilidad y reparar los daños y perjuicios causados al vehículo? Este será el tema que trataremos en esta ocasión, para lo cual recurriremos a una sentencia, que aunque no fue dictada a propósito de una falta cometida por un “valet parking” sus principios nos pueden servir de base para el presente comentario. Me refiero a la sentencia de fecha 24 de mayo de 2013, dictada por la Primera Sala de la Suprema corte de Justicia, cuyos considerandos más representativos transcribimos más adelante: Hechos hipotéticos.   Ernesto sostiene una entrevista con el abogado Luis a quien para fines de orientación legal le hace una exposición de lo que le aconteció. Y lo hizo en los términos siguientes:      “Como lo hacíamos con frecuencia, atraídos por la calidad de los servicios prestados por el  “Restaurant El Centro” y las facilidades de estacionamiento a través de un “valet parking” que ofrecían,  servicio muy importante porque en la calle y en el sector en que se encuentra ese restaurante está prohibido parquear en la calle, pues así lo dice un letrero muy visible, asistimos la familia a celebrar el cumpleaños de mi esposa. Al llegar, como lo había hecho en otras ocasiones y en consideración al letrero del restaurant,  le hice entrega de las llaves del vehículo a la persona que tenía en su ropa un letrerito y se identificó como “valet parking” del restaurante.  Luego de terminar la cena al procurar el vehículo observé que el mismo se encontraba con un fuerte impacto en la parte delantera que dificultaba su funcionamiento, pues era visible que el radiador había sufrido daños de consideración, así como otras partes delanteras. Presenté mi queja por ante la administración del restaurant  y se negaron a asumir responsabilidad alegando que la responsabilidad era de la empresa “Servicios de Valet Parking, S. A.”, razón por la cual en el vehículo de un amigo me trasladé hasta un destacamento de la Policía Nacional  y  procedí a denunciar lo sucedido”. La consulta.- “Debo indicarle, estimado cliente Ernesto, comenzó diciendo el abogado Luis, que el problema del estacionamiento en los restaurantes es un problema propio de la vida moderna. Cuando se estableció el restaurant más viejo del mundo en el año 1725, que lo es Restaurante Botín, en Madrid, España,  ubicado en la añeja calle madrileña de Cuchilleros, obviamente no se presentaba a los clientes el problema de parqueos que se les presenta en la actualidad. Con este ejemplo lo que quiero señalarle es que las ciudades en la medida en que van creciendo y desarrollando el aparcamiento de vehículos se convierte en un problema. Nuestra ciudad de Santo Domingo no ha sido una excepción. Muchos de nuestros restaurantes tradicionales en sus inicios no presentaban inconvenientes para que sus parraquianos se estacionaran. Mire, le pongo el ejemplo del “Restaurant Mario”, que se encontraba en la calle Mercedes, frente al Parque Independencia, que usted se podría estacionar al frente y bajar de su vehículo y pedir su famoso “plato azul”.
Pero hoy la situación es diferente, sepa usted que en el país, según datos suministrados por el Dirección General de Impuestos Internos, el parque vehicular del país es de 3,052,686 unidades, de las cuales el 30.3% corresponden al Distrito Nacional. Tenemos pocas zonas destinadas al parqueo. En una publicación que hizo hace algún tiempo el periódico El Diario Libre http://www.diariolibre.com/noticias/2012/08/27/i349474_lujo-parqueo-zona.html, se abordó el problema de los parqueos en la Zona Colonial, con resultados alarmantes.
Pues bien, los restaurantes, principalmente, han recurrido a contratar empresas que se dedican a la labor de buscar empleados de ellos que ponen a disposición de los clientes de los restaurantes para que como un servicio se faciliten las labores de estacionamiento y de esa manera evitar que se vayan a otros lugares que ofrezcan condiciones de parqueos. Quiero hacerle el señalamiento de que cuando el cliente entrega las llaves de su vehículo a un “valet parking” lo hace bajo el entendido de que es un servicio del establecimiento, principalmente cuando estos tienen un letrero o una promoción que dice “Disponemos de valet parking”.
Desde el punto de vista de la responsabilidad civil  y ante el hecho probado por testigos de que su vehículo sufrió daños en su estructura a consecuencia de una imprudencia atribuida al “valet parking”, que este reconoce en el acta policial que se levantó al efecto, se podría argumentar que entre este y usted se formó un contrato verbal mediante el cual se prestaba un servicio de estacionamiento a su favor. Pero además también el restaurant puede alegar que la relación no se estableció directamente con él, sino que se suscribió lo que se denomina un contrato de empresa, a los términos del Art. 1797 del Código Civil, con la compañía “Servicios de Valet Parking, S. A.”, encargada de suministrar el servicio de “valet parking”, y que por lo tanto al amparo de las disposiciones del mismo código la responsabilidad sería de esa empresa y no del restaurant. De usted decidirse a radicar una demanda contra el “Restaurant El Centro” existen elementos suficientes desde el punto de vista legal para sustentar esa demanda”. La sentencia real. El 24 de mayo de 2013 la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia dictó una sentencia a propósito de una demanda en responsabilidad civil derivada de daños causados por negligencia atribuida a empleados de una empresa contratada por la parte demandada para la prestación del servicio contratado y no por empleados de la empresa demandada. La sentencia impugnada en casación había decidido el asunto en el ámbito de la responsabilidad civil delictual o cuasidelictual.  Estos son sus principales considerandos.
“Considerando, que no obstante lo expuesto con anterioridad, contrario a lo alegado por la recurrente incidental, esta Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, como Corte de Casación, es del criterio, que en el presente caso, la ausencia de un vínculo de subordinación entre Juan Alejandro de los Santos Guzmán y la Empresa Distribuidora de Electricidad del Sur, S. A., no exime de responsabilidad a dicha Empresa, en razón de que, conforme a los hechos retenidos regularmente por la corte a-qua en el ejercicio de sus facultades soberanas  de apreciación resulta que los daños cuya reparación se demandó fueron ocasionados mientras la empresa Eléctrica Tonos, S. A., a través de su empleado Juan Alejandro de los Santos Guzmán, estaba ejecutando obligaciones asumidas por la Empresa Distribuidora de Electricidad del Sur, S. A., frente a su cliente Elpidio Rafael Mireles Lizardo, a saber, la reconexión del servicio eléctrico en las instalaciones de su propiedad; que, en efecto, desde el momento en que la Empresa Distribuidora de Electricidad del Sur, S. A., contrató a una tercera empresa para el cumplimiento de sus obligaciones contractuales frente a los usuarios con los cuales mantiene contratos de suministro de electricidad, introdujo en la esfera de su responsabilidad contractual, aquella responsabilidad que se derive de la ejecución defectuosa en que pudiera incurrir la contratista Eléctrica Tonos, S. A.; que, esta responsabilidad es independiente, de los términos y efectos de la relación obligacional entre la recurrente incidental y la indicada contratista, ya que la misma es inoponible a los usuarios del servicio eléctrico, en virtud de las disposiciones del artículo 1165 del Código Civil;  Considerando, que, para mayor abundamiento, vale destacar que  la doctrina más autorizada en esta materia apoya el criterio asumido en esta sentencia, de que, cuando la deudora de la obligación principal involucra  a terceros para el cumplimento de sus obligaciones, esta es responsable frente a su acreedor por los daños ocasionados, sea por la inejecución o la prestación del servicio defectuoso, por parte de aquel tercero; que, poco importa que estos terceros, sean sus asalariados, mandatarios o subcontratistas, el deudor de la obligación principal debe responder por ellos, puesto que cuando el deudor de la obligación inicial se sirve de auxiliares para el cumplimiento o realización de lo convenido, no puede exonerarse de su responsabilidad bajo el pretexto de que la materialidad de la ejecución se debió a un tercero; que de aceptarse esa postura se crearía una verdadera inequidad en las relaciones contractuales y un atentado a la seguridad jurídica, además de una violación al principio de relatividad de los contratos, puesto que se auspiciaría que cada vez que una parte deseara eludir los efectos vinculantes de una convención, delegara sus obligaciones en terceros ajenos a la convención original; que en el ámbito de la responsabilidad contractual, para que la responsabilidad de la deudora de la obligación  se vea comprometida, basta la comprobación de que el autor del daño, era su auxiliar en la ejecución de la obligación contraída y que la persona que cometió la falta que ocasionó el daño, se encontraba actuando  en el ejercicio de la función encomendada; Considerando, que en virtud de lo expuesto en los párrafos anteriores es evidente que el presente caso debió ser juzgado conforme a las reglas de la responsabilidad civil contractual, razón por la cual procede acoger el recurso incidental de la Empresa Distribuidora de Electricidad del Sur, S. A. (Edesur Dominicana, S. A.), con relación a los aspectos examinados con anterioridad y casar la sentencia impugnada con envío a un tribunal de igual categoría al que dictó la sentencia impugnada, sobre todo, con la finalidad de que dicho tribunal otorgue a las partes la oportunidad de defenderse de manera contradictoria de la demanda, en atención a la calificación jurídica retenida por este tribunal; que en virtud de la solución adoptada resulta innecesario referirse al cuarto medio de casación propuesto por la recurrente incidental”.  (Primera Sala, S.C.J., 24 de mayo de 2013, recurrente Elpidio Rafael Mirelis Lizardo vs. Empresa Distribuidora de Electricidad el Sur, S. A. (EDESUR). Comentarios Jasi. El examen de los considerandos de la sentencia anterior nos conduce a formular los comentarios que siguen a continuación. 1.- Cuando en materia contractual el deudor de la obligación recurre a terceros para su cumplimento este es responsable frente a su acreedor por los daños ocasionados, sea por la inejecución o la prestación del servicio defectuoso, por parte de aquel tercero. Esta disposición es aplicable en el caso de los “valet parking” porque la obligación principal se establece entre el establecimiento comercial que ofrece ese servicio y el dueño del vehículo que se lo entrega. Aunque el daño es causado por una persona que no es empleado del establecimiento, en cuyo caso se trataría de una responsabilidad por el hecho de otro (art. 1384, párr. 3ro. del Código Civil), su responsabilidad se establece en el ámbito contractual, pues ciertamente, cuando un contratante en aras de cumplir con sus obligaciones recurre a terceros para tales fines el daño producido por estos últimos compromete la responsabilidad civil de ese contratante. En consecuencia, en el caso hipotético narrado el “Restaurant El Centro” sería responsable por los daños causados al vehículo por el “valet parking”. La situación sería diferente si “el parqueador” es una persona extraña al restaurant, y que en su promoción publicitaria este no lo ofrece como un servicio. 2.- Que en la especie juzgada el asunto cae en el ámbito de la responsabilidad contractual, en virtud de la cual  para que la responsabilidad de la deudora de la obligación se vea comprometida basta la comprobación de que el autor del daño, era su auxiliar en la ejecución de la obligación contraída y que la persona que cometió la falta que ocasionó el daño, se encontraba actuando  en el ejercicio de la función encomendada. Obviamente, que es preciso que se cumplan con las demás condiciones para la existencia de la responsabilidad civil contractual. 3.- La sentencia recurrida había establecido que la situación planteada caía dentro del ámbito de la responsabilidad civil delictual o cuasidelictual, específicamente dentro de las disposiciones del Art. 1384, párrafo 3ro. del Código Civil y que para establecer responsabilidad contra la parte demandada era necesario probar el vínculo de comitente a preposé.  La sentencia comentada, contrario a la impugnada  colocó el asunto en el ámbito de la responsabilidad contractual, y casó la sentencia con finalidad de darle oportunidad a la recurrente de que se defendiera en el fondo de conformidad con la formalidades establecidas para ese tipo de responsabilidad, cuya calificación fue otorgada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia, en la sentencia comentada. 4.- No nos cabe duda alguna que en aplicación de los principios generales que norman la responsabilidad civil y en virtud de las consideraciones de la sentencia comentada, el establecimiento comercial que contrató los servicios de un “valet parking” para ponerlo al servicio de sus clientes compromete su responsabilidad civil contractual, y por lo tanto la demanda que se incoe debe ajustarse a las disposiciones de la responsabilidad civil contractual. Sobre esta responsabilidad. (Jasi. Tratado práctico de responsabilidad civil dominicana, págs. 191 y sgtes.). 5.- Como sucede en todos los casos en que una persona compromete su responsabilidad civil por el hecho de otro, aun cuando se trate del ámbito contractual, el obligado a pagar una indemnización tiene una acción recursoria contra el responsable directo del daño. En el caso planteado el establecimiento comercial obligado a indemnizar dispone de esa acción en contra del “valet parking” o de la empresa a quien pertenece.

La sentencia dictada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia en fecha 24 de mayo de 2013 merece ser objeto de un estudio más profundo por la comunidad jurídica dominicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *